Lo que aprendí participando del concurso del ICPA Goethe Zentrum

El fin de semana pasado se realizó en Asunción, como cada año, la Expo Alemania

En esta edición, el stand del ICPA Goethe Zentrum, presentó un concurso, bastante sencillo: dejarse tomar una foto para que se suba a su perfil de Facebook (sí, perfil, no fanpage) y conseguir la mayor cantidad de likes entre todos los participantes.

El premio consistía en ganar nada más y nada menos que una beca completa para estudiar alemán; calculo el fin marketinero era ganar exposición y amigos en su perfil nuevo, el cual es Mein Freund ICPA, a parte de claro, hacer atractivo su stand en la expo.

Personalmente, tomé este concurso como un experimento sociológico, para poner cosas en práctica.

Más que nada, lo que quería era «implementar» conocimientos sobre un tipo de marketing sobre el que había leído hace tiempo, y ¡claro! ganarme ese premiazo 🙂

Quería implementar un marketing real, sustentable

Centro Cultural Paraguayo AlemanAl final del concurso, logré +1.300 likes, que fueron en su enorme mayoría likes reales, de amigos, y amigos de amigos, pocos fueron los «reperfiles» (perfiles dobles que suelen hacer las personas para separar lo laboral de lo profesional) o perfiles falsos; que a mí me constan.

Más que nada, fue el apoyo incondicional de la gente que uno quiere, en este caso, que a MÍ me quiere, y los amigos que quieren a mis amigos que me quieren.

Se trató de mi marca personal, yo logré ese apoyo, gracias a lo que soy, la imagen que tiene la gente de mí, el cariño y estima que me tienen y que yo me gané, gracias al momentum creado, si la gente no me apreciaba, supongo que no hubiese logrado ni 300 likes.

En La mejor película jamás vendida explican detalladamente en qué consiste la marca personal.

Una vez leí sobre el gamification, es una estrategia de marketing que prácticamente consiste en: envolver a tu público dentro de un proceso, que lo conozcan, que se sientan parte de él, que lo vivan, se involucren, se adentren, que digan que es parte de ellos, que ellos mismos se sientan parte de un team.

El gamification consiste en mostrarle a la gente cuál es el proceso, como cuando nos creamos una cuenta en LinkedIn y sale una barra diciendo «ya completaste 80% de tu perfil» que hace conocer que falta un 20% y no sea un misterio cuál es ese 20%

O un videojuego, que se sepa que se tienen 2 minutos de tiempo para lograr 500 puntos; o hasta un video de Youtube, donde vemos la barrita desplazarse y sabemos que el video durará 3 minutos y no 3 dias… con estos ejemplos, explico la idea.

Muchos de mis amigos saben que tengo interés en ir a estudiar a Alemania, pero por cuestiones burocráticas y principalmente económicas es que no lo estoy logrando; perfeccionar mi idioma es una pieza elemental para el proceso.

Explicando el sistema

Lo que hice fue, contarle a la gente que estaba participando de un concurso para ganar una beca para estudiar alemán en el ICPA, que necesitaba la mayor cantidad de likes en la foto para lograrlo y que tenía hasta el dia siguiente (domingo) para ser el que más likes junte.

Luego, les iba informando sobre el proceso

«¡Gracias por los likes

«Voy ganando 100 a 50»

«Me separé del resto del grupo»

«¡UF! alguien me está ganando por 40 likes»

«¡Qué gusto! se extendieron las votaciones hasta el miércoles»

«Voy mano a mano con otra persona 400 a 385»

Le pedía individualmente a amigos que le den like a mi foto, etiquetaba en la foto a los que no sabían en dónde dar like, ya que al publicar en mi muro, en grupos o en mis fanpages, la gente daba like a la publicación, no a la foto; era TODO un trabajo de logística 😉

Con el pasar de los días, mis amigos me iban consultando cómo iba la cosa – aquí tenían curiosidad por conocer detalles más específicos del proceso.

Luego ya iban ubicando quién era la otra persona con la que me iba disputando (que terminada la «competencia» contacté con ella y me comentó que vivió el mismo proceso)

Se iban formando los equipos, amigos ya me apoyaban para que logre mi meta, etiquetando a sus amigos, compartiendo en grupos de Facebook, tuiteando, whatsappeando, pidiendo offline de boca en boca; amigos de amigos iban haciendo lo mismo, todos instruyendo que el like debía ir en la foto, no en la publicación.

Amigos de Paraguay, amigos de afuera, iban contando un poco quién era Fernando Rivas, por qué debían apoyarlo, por qué se merecía ganar la beca, es decir, inconscientemente, iban realizando el mismo proceso instalado.

Testimonio para el sorteo

Pero tengo que confesar que llegó un momento que quise desertar, es que ví a la otra competidora, haciendo tan BUEN trabajo también, poniéndole tanta garra, hasta de repente ví que intentó replicar cosas que yo hacía – ya que mis posteos estaban siendo públicos – que era informar del proceso a sus amigos y hacer que ellos se involucren más también en la «batalla» *se me derritió el corazón*

No deserté finalmente, porque mis amigos estaban ya TAN involucrados que me dijeron que no iban a permitirme hacerlo luego de todo SU esfuerzo – cree varios monstruos 😉 pero por supuesto que también quería ganar la beca.

Cada tanto monitoreaba las fotos de los otros participantes

Mi rival directa me comentó que también lo hizo – es por eso que nos identificábamos mutuamente, así como lo hacían nuestros «equipos» y conocíamos el progreso que iba teniendo el otro.

En todo momento; todos los participantes venían rezagados, 4 likes, 5 likes, 200 likes, 300 likes, hasta 800 likes quién se podría considerar se ubicaba en 3er lugar, esa última madrugada.

Llegado el miércoles, una hora antes de que termine el concurso volví a mirar mis likes y venía ganándole por unos 50 a mi rival… me quedé tranquilo, evidente que ya era medio complicado que pueda darme un revés con tan poco tiempo, teniendo en cuenta el comportamiento que tuvimos desde el domingo, ya que ambos fuimos creciendo a la par y nos despegamos del resto de las personas.

Por curiosidad, me pongo a mirar las fotos de los otros participantes, y de la nada, 10 minutos antes de que termine el sorteo, apareció con 1.500 likes, quien en la madrugada estaba con 800, simplemente me sorprendió.

Perdí el concurso

ICPA Goethe ZentrumEn el momento me dijé «bueno, ya está, le marcamos el parámetro, y lo rebasó, por una interesante mayoría»

Por curiosidad, miré los likes de la ya evidente nueva ganadora, todos los perfiles sinceramente se veian falsos, pensé «es OK, tengo muchos amigos de Tailandia y Alemania, que ponen nombres muy extraños en sus perfiles, mi mismo hermano en Paraguay tiene un nombre extraño en el suyo, quizás los del ICPA, que son quiénes juzgan, pueden considerarlos falsos también»

Igual y como trabajo de marketer online, conozco perfectamente cierto tipo de prácticas, que para muchos nativos digitales (chicos más jóvenes) tampoco son una novedad… esta 3ª persona remonto de 800 likes a 1.500 en tan solo horas de la madrugada y mañana, me pareció, primero devastador, eso sí, por ver la beca perdida, pero más que nada, por verme superado luego de aplicar mis técnicas de marketing.

Una vez anunciado el ganador del concurso – el cual no fui yo, sino está 3ª persona – un amigo me escribe y me dice que debo denunciarla, yo solo me rio, haciendo caso omiso, me recalca que me hablaba en serio, que es evidente que los likes se compraron; otro amigo hace lo mismo, y muchos otros se sintieron indignados por la «derrota» y me manifestaron su descontento.

En mis épocas de voluntario dentro de una organización de intercambios culturales, AFS Paraguay, teniamos entrenamientos, en donde varias veces nos hablaron de la importancia del de-roling.

Cuando se hace un juego de roles donde los participantes se meten tanto en el juego, al finalizarse, se debe hacer una retroalimentación y hablar de los sentimientos que despertaron jugar ese juego y que no quede nada atragantado.

Que se hable de lo que no gusto, de lo que sí gusto, de lo bien que se hizo… que se hable de todo y en caliente, así no queden rencores guardados que exploten a la primera chispa, una semana o 4 meses después.

En honor a esto y a mis amigos, que me apoyaron, y querían una respuesta, me puse a mirar nuevamente los likes de la persona ganadora y es bastante fácil de corroborar que la gran mayoría son de perfiles falsos.

Eso se ve en la calidad de las fotos, el mismo comportamiento homogéneo en sus posteos y sentimientos… todos de localidades como Carabobo (Venezuela) Sinaloa (México) etc., y ni qué decir el crecimiento TAN poco natural de 1000 likes en tan pocas horas, cuando a mí y a la otra competidora nos tomó 4 dias llegar a ello.

Este tipo de likes se consiguen comprándolos, con simplemente googlear comprar likes en Facebook aparecen infinidad de ofertas, las tarifas rondan los 60.000 G. hasta encontras ofertas como en Fiverr, donde todo sale 5 US$

Luego de corroborarlo por mí mismo, elevé mi consulta a los amigos del Instituto Cultural Paraguayo Aleman.

Sobre esta práctica no solicité descalificación, pero si una consideración para mí y mi rival directa, para que también nos otorguen una beca a ambos.

Personalmente en ningún momento apuntaba a ganar de esa forma, por eso no lo hice desde un principio, lo pensé; pero esas victorias falsas no me llaman la atención, sí; sé que es una inversión, ya que es MIL veces más barato que el curso en sí, quizás lo hubiese hecho también si no me tomaban de sorpresa, pero con mi rival directa, ya marcamos parámetro, que era por encima de 1.000, es decir, si yo lo hubiese hecho, y llegaba a los 3.000, esta 3ª persona persona me iba a ganar muy probablemente por 3.500 minutos antes, tal y como lo hizo.

También tuve miedo de ser descalificado

Las veces que realicé concursos para las fanpages de mis clientes, siempre fuí MUY cuidadoso con el proceso del sorteo, estar al pendiente de todo y corroborar que todo el proceso se dé en orden, cuando le dieron like a mi foto desde perfiles falsos y re perfiles, yo mismo los consideraba una desventeja.

Igual y aclaro, este método, yo no lo descalifico, para NADA, es una táctica pero MÁS que utilizada en este mundillo; yo no la practico, porque no me gusta, pero no la descalifico ni me parece injusto.

En un mundo donde todo es solamente apariencias “fake it, until you make it” es una frase muy repetida en el mundo del internet, que significa, simularlo, hasta que lo logres, como dejarse llevar por los números.

La imagen de autoridad que representa una fanpage de 1.000.000 de seguidores, ante una de 1.000, es que hace que este tipo de servicios se ofrezca muchísimo.

En resumen…

Comprobé y confirmé conocimientos de marketing con simples experimentos.

Cómo uno puede reinforzar su marca, siendo menos «corporativos» y más «humanos»

En la última parte, el administrador de Mein Freund ICPA tiró un comentario, cosa que debió hacer durante todo el proceso, es lo que siempre le digo a mis clientes; si ya estas dando un PREMIAZO que vale tu dinero, saca provecho de eso; participá más del proceso, como un árbitro marcando parámetros y que no sea tierra de nadie, decí «esto está bien, esto no» alentá para que los participantes sigan luchando, genera expectativas en el público, contales de paso ¿qué cursos tenes disponibles? ¿dónde queda tu local? ¿por qué es importante (en este caso) estudiar aleman? ¿en cuánto tiempo lo aprendo? contanos historias (en este caso) de otros paraguayos que aprendieron alemán ¿quiénes trabajan en el ICPA? para ir generando lazos y confianza; todo esto y MÁS, se puede lograr invirtiendo en un profesional del internet marketing.

Uno al hacer este tipo de marketing, trae varias cosas que vienen de la mano, por añadidura, como dije, que la gente se involucre, que te echen una mano, que se pongan tu camiseta sin habérseles pedido, solo con verse manifestado mi interés; que un amigo me consulte el precio del curso, para conseguirme una beca, que un empresario argentino del internet como Ariel Brailovsky, me consulté cómo iba el proceso, que le solicite a su lista de suscriptores que me apoyen también, y que lo hicieran.

Es increíble ver la ola expansiva que crea todo, si uno pide, se le da.

Y por última vez, lo que me resta es agradecer a la gente que me tiro tanta buena onda, ignoro a los que no y me enfoco en los que sí, porque es increíblemente inexplicable lo bien que se siente, sentir tanta gratitud… uno lo único que sabe hacer es decir ¡gracias, gracias! y sonreir.

Es por eso que nuevamente puedo solamente decir gracias y gracias… ¡mil gracias a todos mis amigos por apoyarme!

¡Gracias Ariel Brailovsky! ¡gracias Angeles, Belén y Alma Gaona! ¡gracias Jesús, Belén, Hugo y Marcelo de Amoriza! ¡gracias Nelly Sanabria, Fernando Lacarruba, Runa Förster, Enrique Coorssen, Claudia Avila, Yeisa Gayoso, Nancy Schmalko, Karen Gomez, Vane Schmidt, Stephanie Whitcroft, Gina Giacomuzzi, Marcelo Barreto, Ana Burgos! ¡gracias a todos los que me regalaron un like y compartieron la foto para que sus amigos hicieran lo mismo!

A todos ¡gracias! y a las ordenes siempre.

¡Gracias a los amigos del ICPA por permitirme tener la oportunidad de comprobar una vez más mis conocimientos de marketing y de poder sentir tanto cariño!

También les expreso que sigo MUY interesado en obtener una beca de parte de ustedes; ya que de verdad deseo perfeccionar mi alemán y lograr estudiar en Alemania – ustedes saben que no es empresa fácil – pero con esta ayuda que ustedes me dieran, voy a lograr un GRAN paso… espero que sigan considerando mi caso 🙂

Viele lieben dank!

Comentarios

Comentarios

No comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más articulos interesantes:
Caso de estudio: Giromundo

Siempre que ando por el barrio, y tomo el camino de la derecha, me cruzo frente a un local, el...

Cerrar